Tras el cierre de una librería histórica de la ciudad de Buenos Aires, Clásica y Moderna, ha surgido el debate de si el Estado debe rescatar un establecimiento privado. En este caso hablamos de un espacio con historia, un espacio que dio lugar a debates durante la dictadura argentina, al que acudían entre otros Borges y Bioy.

Con el tweet de Enrique Avogadro, Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, se desató el debate en las redes. Él sostiene que “No cualquier lugar tiene 80 años de una presencia muy potente en la cultura de su ciudad como Clásica y Moderna. De hecho, hay espacios culturales que abren y cierran habitualmente. El cierre, lamentable, afectó a muchas personas porque se reconoce el valor específico que tiene, porque es parte del patrimonio”.

Lopérfido, ex ministro de Cultura, se decantó por el bando contrario: “Soy un poco escéptico. No creo que el Estado deba intervenir en los problemas societarios de una compañía. Entiendo el valor histórico y patrimonial de Clásica y Moderna. La librería tiene un problema importante, creo que Natu Poblet (NdR: su antigua dueña, fallecida en 2017) era una persona increíble y que podía llevar adelante todo y producía una empatía muy grande. Y es lo que pasa con las instituciones que pierden grandes líderes””.

Tristemente hay que decir adiós. La demanda de libros de papel cae y librerías por todo el mundo se ven obligadas a cerrar. Y es triste que cierre una librería de tanto renombre, pero más triste es que se deje de leer. El cambio tiene que venir de raíz. Estamos a tiempo de cambiar nuestros hábitos de lectura porque, aunque queramos mantener estos lugares con magia, no podremos hacerlo para siempre.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Debe el Estado hacerse cargo de la deuda entre privados? ¿Debe ayudar con la programación de actos culturales en el espacio? ¿Sirve la Ley de Mecenazgo?

Fdo: Jimena Garrido

Comments are closed.