psicologiafamiliaExtracto del capítulo de los profesores Javier López, Gema Pérez-Rojo y Cristina Noriega titulado “Ser abuelos hoy. Relaciones intergeneracionales en la familia” y que forma parte de la obra Psicología de la familia: estructuras y trastornos. Estudios en homenaje al profesor Francisco Molina.

Ser abuelo proporciona una serie de consecuencias positivas, no sólo para los abuelos, sino también para la sociedad en general. Los abuelos contribuyen al bienestar de toda la familia y generalmente son una “red de seguridad”,“una segunda línea de defensa”,al proporcionar cuidados y apoyo a toda la familia, y, especialmente, a los nietos siempre que es necesario (Jendrek, 1993; Glaser et al., 2010).
Los abuelos que cuidan a los nietos proporcionan un servicio crucial, tanto para los pequeños como para los padres de éstos. Este servicio tiene unos beneficios privados y también públicos o sociales. Confiar el cuidado o crianza de los nietos a sus abuelos ahorra recursos públicos y evita el necesario debate sobre la responsabilidad de la sociedad en este asunto. No obstante, el cuidado de los nietos se ha ido visibilizando progresivamente, y cada vez son más los que se consideran que estos beneficios para la sociedad son a costa del bienestar de los abuelos (Hughes et al., 2007).En la actualidad los padres suelen dedicar mucho tiempo al trabajo fuera del hogar y se ven envueltos en múltiples obligaciones y compromisos que hace que los abuelos les apoyen en el cuidado y educación de sus nietos. De ahí que constituyan una pieza clave en la vida de muchas familias y en la crianza de numerosos niños (Noriega & López, 2012).
Ciertos autores evidencian como el sistema de bienestar se beneficia del cuidado de los nietos por parte de los abuelos (Grinstead et al., 2003) e incluso Instituciones de Protección del Menor confían cada vez
más en la disponibilidad de los abuelos para proporcionar cuidados a sus nietos (Hughes et al., 2007).
Los estados se benefician del cuidado informal y no remunerado de estos niños en unos momentos en los que cada vez hay más necesidadde atender a los menores, dada la incorporación creciente de la mujer al
mercado laboral. De hecho, la decisión de algunas mujeres de volver a trabajar fuera del hogar puede estar condicionada por la disponibilidad de los abuelos para cuidar a los niños (Hughes et al., 2007).

Comments are closed.