gen14Breve extracto de “La sociedad española a fines del XIX y principios del XX”, capítulo del profesor Antonio Martín Puerta incluido en el volumen 1914 Una generación de intelectuales, en el que podemos ver una relación de algunos de los principales nombres de las figuras de ese grupo.

Era evidente que la situación en España dejaba bastante que desear en no pocas órdenes, ya fuera en el campo de lo social, de lo económico, de lo político o de lo religioso. Se estaba ante una profunda sima histórica, que correctamente había definido Unamuno como un pantano de agua estancada. Pero ello no suponía que no hubiese sectores de gran vitalidad que no se habían resignado. Desde el punto de vista religioso, tal es la explicación del origen de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, promovida por el Nuncio desde 1908 ante el justificado temor existente en Roma de que en España se reprodujera el proceso francés. Poco después surgiría la llamada generación de 1914, que así define José Luis Abellán en su Historia crítica del pensamiento español en el capítulo titulado La crisis contemporánea, donde comenta al hablar del asunto de la europeización: “Este lema costiano, recogido por Ortega, fue plenamente asumido por el resto de los miembros de la generación del 14, que lo llevarán a los distintos ámbitos de su actividad: la política (Azaña), el arte (Picasso), la poesía (Juan Ramón Jiménez), la crítica (Américo Castro), la filosofía (Ortega y Gasset, Eugeni D’Ors), la historia (Claudio Sánchez Albornoz), la música (Manuel de Falla), la medicina (Marañón, Hernando), la novela (Pérez de Ayala), la religión (Ángel Herrera).
Como igualmente Laín Entralgo en su España como problema escribiría: Y a continuación expone cómo, tras la visión pesimista, llega una nueva generación: “Van a cambiar las cosas cuando, a partir de 1905, unos cuantos españoles jóvenes, tan inteligentes, por lo menos, como Valera, y más gravemente intelectuales que él, vayan a completar su formación a las universidades europeas. Se llaman José Ortega y Gasset, Eugeni d’Ors, Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala, Salvador de Madariaga, Julio Rey Pastor. A estos nombres añadiré uno, por razones que diré, el nombre de Ángel Herrera”.

Comments are closed.