Es la pregunta que planteaba la mesa redonda que celebramos ayer, en la que hablamos sobre el papel de la poesía en la sociedad actual, así como de los nuevos soportes y los artistas que están surgiendo de ellos. Con Pablo Velasco como moderador, contamos con la participación de los poetas Luis Alberto de Cuenca, Ignacio Escuín y Álvaro Petit.

Pablo Velasco daba comienzo a la tertulia aludiendo a algo que pronto se hizo evidente para todos los asistentes: la fuerte amistad entre los participantes, que consiguió que el coloquio discurriera con fluidez en todo momento y que nos sintiéramos, más bien, presenciando una reunión entre viejos amigos.

Entre todas las ideas que salieron a debate (que fueron muchas) destacamos la aceptación que existe entre poetas ‘’establecidos’’ de las nuevas formas de expresión poética que están teniendo lugar los últimos años.  Es llamativo que poetas con la trayectoria de Luis Alberto expresen que no hay una doctrina poética que domine sobre las demás, y que las vías actuales de creación poética ‘’son igual de valiosas’’ que la poesía anterior a ellas.

Nacho Escuín destacaba que esta forma de expresión se encuentra en un estado de forma excelente, y que los nuevos poetas tienen que ver con ello. ‘’Es la forma de expresión más honesta posible; ningún poeta escribe por dinero’’. También nos habló de esta función terapéutica de la poesía, no solo para el lector, sino para el propio poeta, que vuelca en ella sentimientos como forma de darles salida, de superar situaciones emocionales complicadas. En esta línea, Álvaro Petit recordaba el componente de utilidad de la poesía en la sociedad moderna; cómo estos poetas 2.0 están consiguiendo llegar a la gente y tener un efecto balsámico en sus problemas del día a día.

Hay que hacer mención especial al recital poético, en el que disfrutamos de algunas de las creaciones de nuestros invitados: disfrutamos de ”El desayuno” y ”Political incorrectness” de Luis Alberto de Cuenca, de parte de ”Huir Verano”-Autorretrato con espejo- de Nacho Escuín, y de fragmentos del poemario ”La Senda Oscura” de Álvaro Petit. Todo en el marco de la Librería del BOE, que los protagonistas no dudaron en calificar como ”una de las librerías más bonitas de Madrid”.

¡Gracias a todos los asistentes!

 

mesa

 

 

 

Comments are closed.