De Manual de creatividad, de Ángel Bartolomé.

Tradicionalmente hemos pensado e incluso acep­tado que la inteligencia es una capacidad unitaria que abarca varias capacidades. Sin embargo, en oposición a este enfoque más bien reduccionis­ta, Gardner (1983) propone su teoría de las inte­ligencias múltiples. Se trata de un planteamiento que nos permite cuestionar el constructo de la inteligencia más allá de lo cognitivo. Para este autor la inteligencia es la capacidad de resolver problemas o de crear productos que sean valiosos en uno o más ambientes cultura­les. Su teoría consiste en reconocer la existen­cia de ocho inteligencias diferentes e indepen­dientes, que pueden interactuar y potenciarse recíprocamente.

La existencia de una de ellas, sin embargo, no predice la existencia de alguna de las otras. Las inteligencias propuestas son: lingüística, lógico-matemática, espacial, musical, corporal-kines­tésica, interpersonal, intrapersonal y naturalista. De forma breve podemos definir las inteligencias de este modo:

Inteligencia Lingüística: es la capacidad implícita en la lectura y escritura, así como en el escuchar y hablar. Comprende la sensibilidad para los soni­dos y las palabras con sus matices de significado, su ritmo y sus pausas. Está relacionada con el po­tencial para estimular y persuadir por medio de la palabra.

Inteligencia Lógico-Matemática: es la capacidad relacionada con el razonamiento abstracto, la computación numérica, la derivación de eviden­cias y la resolución de problemas lógicos.

Inteligencia Espacial: es la capacidad utilizada para enfrentar problemas de desplazamiento y orientación en el espacio, reconocer situaciones, escenarios o rostros. Permite crear modelos del entorno visual-espacial y efectuar transformacio­nes a partir de él, aun en ausencia de los estímu­los concretos.

Inteligencia Musical: es la capacidad para produ­cir y apreciar el tono, ritmo y timbre de la música. Se expresa en el canto, la ejecución de un instru­mento, la composición, la dirección orquestal o la apreciación musical.

Inteligencia Corporal: es la capacidad para utili­zar el propio cuerpo ya sea total o parcialmente, en la solución de problemas o en la interpreta­ción. Implica controlar los movimientos corpo­rales, manipular objetos y lograr efectos en el ambiente.

Inteligencia Interpersonal: es la capacidad pa­ra entender a los demás y actuar en situaciones sociales, para percibir y discriminar emociones, motivaciones o intenciones. Está estrechamente asociada a los fenómenos interpersonales como la organización y el liderazgo.

Inteligencia Intrapersonal: es la capacidad para comprenderse a sí mismo, reconocer los estados personales, las propias emociones, tener claridad sobre las razones que llevan a reaccionar de un modo u otro, y comportarse de una manera que resulte adecuada a las necesidades, metas y ha­bilidades personales. Permite el acceso al mundo interior para luego poder aprovechar y a la vez orientar la experiencia.

Inteligencia Naturalista: es la capacidad para per­cibir las relaciones que existen entre varias es­pecies o grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos. Implica habilidades para observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso para descubrir nuevas especies.

En síntesis, Gardner nos conduce a redimensio­nar la importancia de los componentes raciona-les, invitándonos a reconocer y valorar otras ex­presiones de la persona que no guardan relación directa con logros cognitivos.

Seguir leyendo

Comments are closed.