janeAna Rodríguez de Agüero, directora de CEU Ediciones, publica en Alfa y Omega esta interesante reflexión sobre la novela Persuasión, de Jane Austen

Hace unos meses celebramos en el CEU un Congreso Internacional en torno a la figura de Jane Austen, preparando el bicentenario de su muerte, que tuvo lugar el 18 de julio de 1817. Tuve entonces la excusa perfecta para volver a leer despacio las seis novelas, un placer del que el filósofo Gilbert Ryle disfrutaba cada año.

Ahora que estamos estrenando el otoño, quisiera escribir unas líneas sobre la última de las novelas, la que más comparece con esta estación del año. Persuasión es, a mi juicio, una hermosa y melancólica reflexión sobre el paso del tiempo, la capacidad de rectificar los errores, la importancia de distinguir lo esencial y tomar las riendas de la propia vida… y la silenciosa pero eficaz acción de la Providencia.

De todas las protagonistas de las novelas de Jane Austen, Anne Elliot es, junto con Elizabeth Bennet, mi preferida: en su coherencia vital, su sencillez, inteligencia, humildad. Ella –y no Emma, como se dice a menudo– me parece el verdadero trasunto de la autora. La observación atenta de la realidad, el cuidado de todos los que la rodean, la especial dedicación a sus sobrinos, el cumplimiento de los deberes familiares, «la satisfacción de saberse enormemente útil» son características que comparten autora y personaje.

Seguir leyendo

Comments are closed.