Ayer se cumplieron 3 años de la marcha a la Casa del Padre de la profesora Irene Vázquez Romero.

Irene estaba realizando un interesantísimo trabajo de investigación, partiendo de la obra de C.S. Lewis y de la intuición desarrollada por Benedicto XVI en su famosa cita: “inteligencia de la fe, inteligencia de la realidad”. Además no se trataba de mera teoría, sino que, y así lo demostró Irene con su propia vida, la cuestión se dirigía a hacer vida lo estudiado y hablado, con la mirada puesta en el bien común.

Los caminos sorpLewisrendentes de la vida nos hicieron trabar amistad con ella. Participó en el proyecto de investigación sobre escritores católicos ingleses de la Universidad CEU San Pablo y en el congreso sobre Chesterton que organizó actividades culturales de la misma Universidad. Por supuesto, tenía un papel relevante en el congreso que posteriormente se celebró en febrero de 2014 centrado en la amistad de Tolkien  y C.S. Lewis. Formaba parte del comité científico, y tenía prevista su participación en la mesa redonda titulada “La imaginación que ensancha los límites de la razón”, título que eligió ella.

No en vano el volumen que publicamos con el título De leones y hombres: estudios sobre C.S. Lewis está dedicado a ella y contiene un capítulo suyo.

Ayer la Universidad Francisco de Vitoria presentaba el libro Inteligencia de la fe, inteligencia de la realidad en C.S. Lewis (Editorial UFV) que recoge el trabajo de Irene. Ha sido editado y coordinado por dos grandes amigos suyos y profesores: Salvador Antuñano y Álvaro Abellán-García. En un acto especialmente emotivo, los editores pudieron explicar las líneas maestras de esta maravillosa obra.

Fue un momento para re-cordar a Irene (en su sentido etimológico, volver a pasar por el corazón).

image001

 

Comments are closed.