Andrés Perea Ortega reseña ”El Paisaje de la arquitectura” en la revista EGA.

 

El Paisaje de la arquitectura
Mayka Garcia-Hipola
Ceu Ediciones, Madrid, 2014
 EL-PAISAJE-DE-LA-ARQUIT
“La antropología contemporánea distingue el símbolo del objeto en el modo en que el mercado nos considera a los ciudadanos. Cuando nos considera consumidores nos ofrece símbolos, mercancías que nos relegan rol de poseedores pasivos. Cuando el mercado nos consideran usuarios, nos ofrece objetos, cuya condición de mercancía es muy inferior a la usabilidad y de poseedores pasivos y nos convierte en propietarios activos. El objeto, al contrario del símbolo, acrecienta su valor según es utilizado; como la herramienta del abuelo que hereda el hijo y para su nieto que ejerce el mismo oficio la aprecia por su valor inestimable el adquirido por su uso.

 

Esta distinción, que expongo aquí muy escuetamente, podría aplicarse a la arquitectura; la simbólica aquella que nos relega a contemplarla pasivamente o la objetual, en términos antropológicos, que nos insta a usarla hasta la apropiación total, es decir; hasta el desgaste. Esta distinción es aplicable a las ediciones bibliográficas. Efectivamente, el libro que estamos comentando, nos considera sobre todo usuarios y nos invita a apropiarnos del continente tanto por la ergonomía perfecta, como por la elegante austeridad del material, la tipología, la composición, el orden del texto y el contexto. Sólo cabe felicitarnos por esta inteligente decisión produciendo un continente tan cercano para un contenido en todos los sentidos excelente.

 

Respecto del contenido, decir de los contenidos es más pertinente, y respondería a la posición intelectual de la autora, formada en la disciplina académica, pero inteligentemente asomada al paradigma de la complejidad. Lo hace construyendo una epistemología propia que como un cómodo puente que nos da paso a las quizás ilógicas pero muy racionales lecturas de lo que concierne a la arquitectura contemporánea ,en un relato multicoral donde su propio trabajo creativo, la actividad docente, la etnología que ejerce sobre el largo arco productivo intelectual de Peter Eisenman, al que conoce especialmente, la que hace sobre la propia investigación teórico-critica de sí misma a la que incorpora personajes imprescindibles para una lectura solvente del tránsito secular de la Arquitectura. Lo hace en lo que podemos definir como una historiografía disciplinar de los últimos setenta años. A este escenario añade una constelación de propio cuño de materiales físicos: biotapiz y biogeotapiz; paisaje óptico, paisaje áptico, tamaño versus escala del paisaje, etcétera, testando su compromiso en la extensión creciente del campo perceptivo de la práctica proyectual y docente.

 

Este texto tiene como no puede ser de otra forma, lecturas superpuestas. Una primera, amable y directa, apoyada en la experiencia existencial y cultural de la autora que nos invita a la travesía de su vida como lo haría un libro de viajes. Otras capas de este palimpsesto nos asoman a ventanas del complejo conocimiento contemporáneo, con la fascinante incertidumbre que las habitan. Todas ellas generarían un debate y de cada debate otro libro, al menos, quizás, como éste. La profesora García-Hípola nos despide, coherentemente con su posición intelectual, mostrándonos un presente-futuro de la teoría y crítica de la arquitectura contemporánea comprometida con el nuevo paradigma de la ecología, y lo hace, sobre la obra de Miralles Pinós en el cementerio de Igualada, subrayando, además de los valores tectónicos tecnológicos productivos, la importancia de la estética de los estados intermedios de la construcción. Aquella comprometida con mostrar los procesos de la caja negra, antes que cerrarlos en un gesto simbólico y caduco por el que el mercado nos considera consumidores. El carácter inconcluso del cementerio de Igualada nos enfrenta como usuarios a preguntar y intentar, consecuentemente, en nuestras respuestas, cada uno, ampliar nuestro conocimiento, camino de la sabiduría.”

 

 Podéis leer la reseña original en la revista EGA aquí.

Comments are closed.