Aquello que hace apenas unos años nos parecería un auténtico oxímoron será pronto realidad en la ciudad de San Antonio (Texas). La biblioteca de esta localidad va a organizar una biblioteca que no tendrá ni un libro en papel. Por el contrario, contará con varios ordenadores para consultar obras y los visitantes podrán llevarse prestados lectores de e-books con los libros que quieran consultar. El proyecto de llama BiblioTech.

En algunas bibliotecas públicas de Estados Unidos ya se permitía descargar libros en formato e-book con tiempo limitado, pero aún el catálogo es corto.

Los organizadores de esta iniciativa insisten en que “no se trata de sustituir las bibliotecas públicas actuales, sino de mejorar su servicio”.

Comments are closed.