Prólogo de Carmen Parra Rodríguez, profesora de Derecho internacional de la Universidad Abat Oliba CEU, del libro El registro de buques del Estado de la Ciudad del Vaticano de Miquel Roca.
Seguro que muchos de ustedes se quedaron tan sorprendidos como yo con el título de esta interesante obra y no es para menos, solamente una persona con un profundo conocimiento del derecho marítimo y con una curiosidad sin límites podía escoger un tema para muchos desconocido como es el de la existencia de una flota de buques en el Estado de la Ciudad del Vaticano.
El autor de esta obra reúne ambos requisitos, ya que por un lado es un reconocido jurista especialista en el Derecho marítimo, y por otro lado es un investigador al que le gusta bucear en archivos y legajos para ofrecer al lector una información veraz y exhaustiva de una temática a la que los historiadores no han prestado mucha atención.

Con todos estos elementos el autor ha conseguido realizar un estudio histórico jurídico que consigue situarnos en el momento en el que los Estados Vaticanos tuvieron un papel fundamental tanto en la creación del actual mapa europeo como en la consolidación de la religión católica a nivel mundial.

La obra nos coloca unas gafas virtuales que nos permiten viajar en el tiempo desde los albores del milenio avanzando a través de batallas como las de Ostia, Sousse y Lepanto, hasta el papel de los buques con pabellón de la Ciudad del Vaticano en épocas de paz

El valor añadido que tiene esta obra es la de analizar de manera multidisciplinar el papel jugado en el mar por los Estados Vaticanos, que no dudó en utilizar las flotas existentes en su registro para defender los principios del catolicismo. Para ello se fue adaptando a los tiempos, y si bien en la Edad Media fue necesario utilizar los buques con finalidades bélicas, la evolución histórica permitió la regularización de los barcos adaptándose a los dictados establecidos por el derecho del mar. El autor analiza en este sentido la incorporación del Estado de la Ciudad del Vaticano en los Convenios internacionales, en los que cumple con sus derechos y obligaciones tanto de índole jurídica como económica.

Todo este interesante relato,que cumple con rigor histórico los aconteceres de las naves vaticanas, tiene un sorprendente final en el que el autor fantasea y nos propone cual debe ser la actividad de estos buques en el siglo XXI. Comparto totalmente la propuesta del autor que tengo que decir que me emocionó especialmente. Espero que cuando terminen este interesante libro lleguen a la misma conclusión.

Comments are closed.