cervantesLo cuenta Ángeles Varela en Conciencia y libertad en la literatura europea. De la tragedia clásica al espiritualismo del siglo XIX (por cierto, que ya está disponible la tercera edición revisada y aumentada).

“Persiguiendo la esquiva fortuna, Cervantes optará por trasladarse a Valladolid en 1603. En septiembre del año siguiente obtiene el privilegio real para publicar el Quijote; otra desgracia empaña aquel año, sin que el escritor tenga parte en ella. Un desconocido muere en la puerta del escritor, quien intenta auxiliarlo. Aunque pronto quedó claro que Cervantes no tenía nada que ver con el homicidio, pasó otra vez por la cárcel (probablemente un solo día), pero las declaraciones del proceso destaparon la peculiaridad de la familia del escritor, quien vivía con su mujer, sus dos hermanas, una sobrina –hija natural– y otra joven también habida fuera del matrimonio, no se sabe si hija suya o de su hermana. Despectivamente eran «las Cervantes», señaladas por los amores de unos u otras. Mientras este desagradable asunto incomodaba la situación del escritor, su obra había comenzado ya a ser popular”. (página 111)

Comments are closed.