“Falacias” llega a CEU Ediciones como última novedad. Un libro Coordinado por Manuel Oriol Salgado junto con Manuel Blanch Nougués, Manuel Alfonseca, María Solano Altaba y José Francisco Serrano Oceja.

En este mundo hiperconectado donde reina la manipulación, desinformación, la superficialidad generalizada, el populismo y la irracionalidad, los autores profundizan en las áreas de la Filosofía, el Derecho, la Ciencia y por último en el Periodismo. ¿Por qué?

“Para este enfoque original hemos elegido cuatro perspectivas donde el estudio de las falacias es más necesario y fructífero. En primer lugar la Filosofía, en cuyo nacimiento mismo este combate contra el engaño sofístico jugó un papel determinante, y que en las últimas décadas ha visto multiplicadas las investigaciones en torno a las falacias. En segundo lugar el Derecho, ámbito en el que la distinción entre estrategias argumentativas aceptables y falaces cobra una especial trascendencia. En tercer lugar la Ciencia, que probablemente sufre el problema de la mala argumentación, más que en el trabajo efectivo de los científicos, en la divulgación, cuando se posiciona ideológicamente sobre cuestiones que exceden el ámbito propiamente científico. Y finalmente, el Periodismo, factor determinante para la configuración de nuestra época y posiblemente el más expuesto a la manipulación y la argumentación engañosa”.

Tras cubrir estas áreas y ofrecernos un paradigma en el que pensar, Manuel Oriol pretende así fomentar los estudios interdisciplinares sobre la argumentación como dice “tan necesarios para nuestra sociedad”. ¡Ya están los ejemplares en nuestra web, sede y en nuestra caseta 188 de la Feria del Libro!

Os dejamos un fragmento de la sección de Periodismo para dejaros la miel en los labios:

“El desarrollo de la falacia se incrementa en la medida en que los medios de comunicación mantienen aún el ethos retórico de ser los garantes de la adecuada prescripción de la realidad. De modo que la opinión pública da por adecuada esa selección sin entrar a indagar qué elementos noticiosos se han quedado fuera de los canales de difusión bajo la sospecha de que no pudieran ser científicamente constatados. Esa falacia desvirtúa la concepción primigenia del periodismo y provoca la desinformación paulatina de la sociedad (Galdón, 2019). Puesto que el principal criterio de selección de contenidos es la diferenciación entre hechos y valores, todo lo que, a juicio de los prescriptores, se quede en el área de los valores no alcanza al público final”.

Comments are closed.